Las obras preventivas prometidas por el ministro de Agricultura aún no se ejecutan y lo peor no tienen fecha de inicio.

El ministro de Agricultura y Riego, Gustavo Mostajo Ocola, llegó al distrito de Chimbote en diciembre del año pasado y prometió la ejecución inmediata de las obras de prevención para los ríos Santa y Lacramarca. Sin embargo, hasta la fecha nada se ha hecho de lo prometido.

“Los evaluadores del PSI ya han venido, hace 20 días, a realizar trabajos de campo, sin embargo hasta el momento no vemos maquinaria en los ríos; esos trabajos de emergencia no los atienden como es debido, pues se quedó en un convenio con el Ministerio de Vivienda y Construcción para que pueda proporcionar las maquinarias y hasta ahora no se cumple”, comenta Segundo Corzo Rojas, gerente técnico de la Junta de Usuarios Irchim.

Para Segundo Rojas, todo fue una burla. “Nos sentimos engañados. Hemos ido al gobierno regional, a la municipalidad provincial y la próxima semana estaremos yendo a Lima. Vamos a organizarnos con todas las comisiones de usuarios e ir a Lima a hacer un reclamo fuerte, pues piden un montón de información de los puntos críticos, para que al final igual quede en nada”, se queja.

PLAZO PARA EL PSI

El gerente técnico de la Junta de Usuarios Santa, José Morales Ramírez, aporta datos adicionales al por qué de la promesa incumplida del ministro de Agricultura. Cuenta que en una reciente entrevista con el director ejecutivo del Programa Subsectorial de Irrigaciones (PSI), Huber Valdivia Pinto, en Lima, este le dijo que no tenían dinero.

“Nos han manifestado que no hay presupuesto. Pero, ahora como se ha declarado en estado de emergencia (mediante el decreto supremo n.° 124 a Chimbote, Casma y Huarmey, en Áncash), ellos ya tenían que tener todo ese presupuesto previsto”, comenta.

Ante la respuesta del PSI, la Junta de Usuarios Santa —dice José Morales— ha decido tomar el toro por las astas y ha cursado un documento al director ejecutivo de ese programa estatal exigiendo una fecha de inicio para la ejecución de las obras de defensa ribereña en el río Santa.

“Hemos otorgado ocho días de plazo al PSI, con la finalidad de hacernos llegar la fecha definitiva del inicio de las obras, bajo apercibimiento de iniciar los reclamos justos en instancias superiores”, precisa.

El plazo para el PSI se vencerá este lunes 4 de febrero.

SE AGOTA EL TIEMPO

Cabe señalar que el Decreto de Supremo n.° 124-2018-PCM —emitido el 20 de diciembre de 2018— dio un plazo de 60 días calendarios para la ejecución de acciones necesarias para la reducción del alto riesgo por el peligro inminente periodo de lluvias 2018-2019 en Áncash y otros ocho departamentos.

Sin embargo, ya pasó un mes y mientras la temporada de lluvias se siente cada vez con más fuerza —se espera su mayor intensidad para marzo— hasta el momento ninguna obra se ha ejecutado en las cuencas de los ríos Santa y Lacramarca: ni las prometidas por el ministro ni las que se deberían ejecutar en cumplimiento del decreto 124.

“El peligro está latente, pues existe el temor de que se lleven los campos de cultivos otra vez, afecten a los centros poblados aledaños al río, en el caso de Lacramarca, el sector Pampadura y Santa Clemencia que están cerca a las riberas del río, son tramos críticos, que están el tramo del río Santa. Muchas familias se verían afectadas”, advierte Segundo Corzo.

Lista de los puntos críticos de las juntas Santa e Irchim:

Irchim:

  1. Cruce de Cascajal-La Huaca
  2. Chachapoyas Alto
  3. Badén-Compuerta de Palos
  4. Pampadura-Compuerta de Palos
  5. San Isidro-Curvo
  6. San Isidro-Recto
  7. San Gabriel
  8. Sector Cerro Blanco

Santa:

  1. Gallinazos I y II
  2. La Víbora
  3. Santa Clemencia
  4. Chachapoyas
  5. Palamenco

Todos estos tramos requieren de roca al volteo para que pueda mitigar el peligro inminente de las lluvias, pues los trabajos de descolmatación ya de nada sirven, advierten los representantes agrarios.

(Redacción El Ferrol)


Sidebar In

Sidebar 1