No hubo inundación, pero sí un huaico que dejó dos pueblos con tránsito vehicular restringido y al distrito de Caraz sin agua potable.

El pánico se apoderó de la población caracina, en la provincia de Huaylas, Áncash, al especularse el desborde de la laguna Parón. Sin embargo, la emergencia se desmintió a las pocas horas.

La alerta por el rebalse de la laguna se dio alrededor de las 9:00 p. m. del miércoles (ayer), luego de que el serenazgo de Caraz dio el aviso a la población al ver el incremento del río Llaullán.

El causante del aumento del caudal del río Llaullán —informó el Centro de Operaciones de Emergencia Regional (COER)— fue un huaico registrado en una subcuenca de la cuenca Huandoy que se enlaza con el mencionado río.

El coordinador del Módulo de Operaciones del COER Áncash, Kevin Chacón Camacho, manifestó a El Ferrol que nunca existió la posibilidad de algún desborde de la laguna Parón, debido que está se encuentra dentro de las medidas de su nivel normal, es decir 4183 metros, muy por debajo del nivel de seguridad que es de 4190 metros,

Por ello, el COER Áncash lanzó un comunicado a las 11:00 p. m. del mismo miércoles desmintiendo el desborde de la laguna.

“(Redacción El Ferrol)Transmitimos calma a la población caracina ante la alarma generalizada, después de comprobar que no había riesgo de desborde de la laguna Parón. Se comunicó con nosotros mucha gente preocupada, incluso del hospital en Caraz y de familiares que no se encuentran en la ciudad, pero que deseaban saber sobre las ocurrencias mal difundidas en las redes sociales, confundiendo y generando el caos”, declaró la coordinadora del COER Áncash, Fabiola Vizcarra Paucar, en la cuenta oficial de ese organismo en Facebook.

PUEBLOS AFECTADOS

Aunque el desborde de la laguna no se dio, el huaico sí ocurrió y causó daños serios: hizo colapsar cinco puentes (4 carrozables y 1 peatonal) y propició que el tránsito vehicular quede restringido al caserío de Huandoy y al centro poblado de Llacshu. Además, dejó sin agua potable a los habitantes de esos pueblos y a todo el distrito de Caraz.

Según nota del COER Áncash, el servicio de agua potable será interrumpido por un mínimo de siete días, debido a que el huaico afectó la infraestructura que permite la captación de agua de la EPS Chavín S. A., la cual abastece de agua potable al distrito de Caraz.

El coordinador del módulo COER, Kevin Chacón, manifestó que los hospitales, bomberos u otros centros serán abastecidos mediante cisternas para alguna emergencia.

Finalmente, informó que esta mañana se conformó un grupo de trabajo presidido por la coordinadora del COER Áncash, Fabiola Vizcarra; el alcalde de Huaylas, Esteban Florentino Tranca; el secretario técnico de Defensa Civil de la provincia de Huaylas y alcalde de centro poblado de Huandoy para buscar solución a los daños ocasionados en el caserío mencionado.

(Redacción El Ferrol)

 


Sidebar In

Sidebar 1