¿Quién para esto? Huarás lleva 30 años arrojando excremento al “Santa”

Empresa del agua en la capital ancashina vierte el desagüe de más de 100 mil usuarios al más importante río de la región. Sólo en esta ciudad hay 17 puntos de vertimientos que lo contaminan diariamente.

Mientras se siguen envenenando las aguas con heces fecales, los estudios para construir una planta de tratamiento marchan a paso lento.

¿Qué están haciendo las autoridades para frenar la contaminación del río?, ¿alguien piensa en la salud de la población de las cuencas bajas que toma el agua sin previo tratamiento?, ¿quién fiscaliza a los que infringen las normas ambientales?

Laura Urbina S.

Los desagües de más de 100 mil usuarios de la provincia de Huarás son vertidos a las aguas del río Santa sin tratamiento alguno. Así como los chimbotanos contaminamos con aguas servidas la bahía El Ferrol, los huarasinos hacen lo propio con la primera fuente de agua de la Región. Este periódico estuvo en la capital del departamento e hizo un recorrido por el río, observando que las aguas han dejado de ser cristalinas para tornarse grises; ni hablar de los olores fétidos que de ahí emanan. ¿Qué hacen las autoridades respecto a este delito ambiental? Muy poco.

Uno de los muchos desagües que vierten su contenido directamente al río en Huarás.

SIN PLANTA A LA VISTA

La Empresa Prestadora de Servicios Chavín S.A., compañía que brinda el servicio de agua y alcantarillado para la provincia de Huarás y sus 12 distritos, no ha sido capaz de mitigar los efectos dañinos del desagüe doméstico, durante los 34 años que tiene de funcionamiento.

Desde el distrito de Cátac hasta Caraz esta empresa ha instalado 17 tuberías en los sectores conocidos como: Villón Bajo, Villasol, Rosas Pampa, Villón, Bolognesi, Raimondi, pasaje San Andrés, Quinuacocha, urbanización Quinuacocha, El Milagro, Elena, Palmira, El Bosque, Los Jardines, Los Quenuales, Sarita Colonia, Palmira y Vichay; en todos ellos, los desechos de los habitantes van directo al río.

La compañía no tiene una planta de tratamiento de aguas residuales y recién ha iniciado los estudios para su construcción. ¿La razón? Según su gerente, Julio César Coral Jamanca, el principal impedimento fue la falta de un terreno.

En la Municipalidad Provincial de Huarás, el alcalde Alberto Espinoza Cerrón asegura que su gestión tiene el objetivo de ejecutar esa planta de tratamiento y que ya se han contactado con una empresa coreana que está dispuesta a elaborar los estudios previos.

Alcalde de Huarás, Alberto Espinoza Cerrón.

AGUA QUE ENFERMA

Un informe elaborado en noviembre de 2013 por la Autoridad Nacional del Agua (ANA) muestra el daño que generan los desagües de Huarás en el río Santa. El documento, denominado Evaluación de la calidad del agua y de los sedimentos en la cuenca del río Santa, midió la presencia de la bacteria Escherichia coli, coliformes fecales y minerales en las aguas del río y encontró que en varios puntos de medición ésta superaba los estándares de calidad ambiental (ECA).

Para el exdecano del Colegio de Químicos Farmacéuticos de la Provincia del Santa, Esteban Cacha Salazar, los resultados de este informe son “alarmantes”.

“El agua es peligrosa para la salud y el daño se puede dar por bioacumulación. Una persona que toma agua contaminada todos los días es candidato a padecer de cáncer, enfermedades intestinales, renales y hepáticas en el futuro”, advierte.

Basura acumulada en las orillas del río Santa, en Huarás.

ANA SE LAVA LAS MANOS

Otra cosa llama la atención del informe de la ANA: sus recomendaciones bastante ‘inocentes’, por decir lo menos. En el documento, la entidad pide que en los distritos sin sistemas de tratamiento de sus aguas residuales poblacionales “se exija” su implementación, aunque no dice quién debe hacerlo. También llama a la “coordinación” con los gobiernos locales y empresas privadas para la ejecución de talleres de sensibilización; y sugiere implementar “medidas de control y recuperación” de la cuenca del río Santa.

La ANA remitió su informe a los gobiernos regionales de La Libertad y Áncash, el OEFA, a los ministerios de Vivienda, Energía y Minas, y de Agricultura, para su conocimiento y toma de acciones en función de sus competencias; sin embargo, olvidó enviarlo al Ministerio Público.

Esteban Cacha cuestionó duramente a la ANA y sus funcionarios por las recomendaciones tan “simplistas” respecto a los hallazgos de su estudio en las aguas del río.

“Son recomendaciones simplistas, sin valor humano frente a la gravedad que representa el problema. Que alguien diga que la ANA sólo diagnostica no tiene un compromiso social, es un funcionario mediocre que no debería trabajar en esa institución”, fustigó.

¿QUÉ ESCONDEN EN LA DREM?

El Ferrol no pudo dialogar respecto al tema con el titular de la Dirección Regional de Energía y Minas (DREM), Máximo Remigio López Daga, porque éste se negó a hacerlo. Cuando le explicamos que necesitamos entrevistarlo sobre su labor de fiscalización ante la contaminación del río Santa, el funcionario —de manera insólita—pidió a nuestra reportera su currículum vitae y colegiatura (¿?). Después de insinuar que su carné de prensa era falso, López Daga dijo: "Sólo atiendo a periodistas que tengan colegiatura, si no tienen previa cita no los puedo atender", sentenció. ¿Por qué tanto miedo?

Director regional de Energía y Minas, Máximo López Daga.

SOLUCIÓN MUY LEJANA

Hace dos años se formó el comité multidisciplinario, integrado por diversas instituciones en Huarás, para detener la contaminación del río Santa, pero hasta el momento el Ministerio de Agricultura no lo aprueba.

Lea el artículo en su versión completa en la edición impresa (octubre 2015), ya disponible en quioscos.